Un radical le disputará la intendencia a Altolaguirre

Un radical le disputará la intendencia a Altolaguirre

Marcos Cuelle anunció que competirá en internas para ser el próximo jefe comunal de Santa Rosa. Dijo no estar de acuerdo con la gestión actual.

El concejal de la ciudad de Santa Rosa, Marcos Cuelle, se lanzó a la carrera para llegar a ser intendente de la ciudad capital y competirá con Leandro Altolaguirre en las elecciones internas, simultáneas y obligatorias del próximo 17 de febrero, a menos que alcancen un arreglo ambas líneas, algo que por el momento parece muy difícil. "Anoche hicimos una asamblea de la línea y lo definimos. No hemos sido llamados ni consultados y estamos ajenos a la decisión de la cúpula. De todos modos vamos a presentar una alternativa para los radicales e independientes, porque tenemos diferencias metodológicas con la gestión", declaró Cuelle ante la prensa. El precandidato pertenece a la línea Azul del radicalismo que está bajo el liderazgo de Francisco Torroba. Respecto a su decisión, alegó que "no hay arreglo político en acta reservada que nos imponga un blindaje político y nos impida ofrecer una alternativa mejor". Asimismo, consideró que el acuerdo hecho entre la UCR y el PRO a nivel provincial, de que los intendentes radicales que quieran ir por la reelección lo hagan atados a las boletas de Daniel Kroneberger y de Carlos Mac Allister, por lo que decidan disputar esos cargos tendrán que ir solos en sus boletas; es una “imposición” que “marca la cancha para nuestra debilidad”. Por otro lado, el edil insinuó que la gestión de Altolaguirre no debate ni busca el consenso, sino que confronta. “Hay una marcada diferencia, aceptamos críticas constructivas de cualquier espacio para crecer, no para imponer posiciones. Si no abrimos el juego a la masa crítica, vamos a seguir repitiendo errores que perjudican a todos”, sostuvo. También indicó que los intentos del jefe comunal actual por gestionar recursos y ayuda de parte del Gobierno Nacional no produjo los “resultados esperados”. En eso tiene toda la razón ya que el municipio capitalino ha sido más acompañado por el Gobierno de La Pampa, que pertenece a otro signo político, que por la propia alianza que integra y que encima está a cargo del Poder Ejecutivo nacional. El interior del radicalismo pampeano sigue alborotado y con muchas diferencias de pensamiento que son casi imposibles de ocultar a estas alturas. Seguramente el macrismo se relame y analiza cómo sacar ventaja de esta desunión.