Policías franceses se sacaron los cascos para demostrar que no quieren reprimir

Policías franceses se sacaron los cascos para demostrar que no quieren reprimir

En medio de las violentas protestas que se suceden en Francia por la suba en el precio de los combustibles, un grupo de policías decidió no reprimir más a sus compatriotas.

Francia está inmersa en una situación de protesta muy violenta que comenzó hace varios días en reclamo del aumento en el precio de los combustibles y que dejó un saldo, hasta el momento, de 133 personas heridas y 412 detenidas. Sin embargo, en la última jornada de reclamo que realizaron los “chalecos amarillos” por las calles de París, un grupo de alrededor de 10 policías se quitaron sus cascos cuando estaban frente a la multitud en clara señal de que ya no querían seguir reprimiéndolos. El video de la curiosa situación se hizo viral rápidamente y recorrió el mundo. En la filmación puede observarse que, ante la actitud de los policías, los manifestantes empiezan a agitar banderas de su país y cantar. Debido a estos hechos, el presidente francés, Emmanuel Macron, convocó a una reunión de urgencia con su gabinete ayer domingo, sólo horas después de haber regresado de Argentina, donde estuvo participando del G20. Las protestas se iniciaron hace tres semanas cuando el Ejecutivo nacional decidió sacar los subsidios a los impuestos al combustible. En un primer momento no llegaban a 100.000 personas las que reclamaban pero el sábado pasado ya salieron a las calles 136.000 franceses, impulsados también por la creciente pérdida de poder adquisitivo de las clases medias. El movimiento autodenominado “chalecos amarillos” no posee líderes ni una ideología determinada y surgió en las periferias de Francia, donde el transporte público es casi inexistente por lo que el automóvil es un medio de comunicación esencial.