Lombardi comparó el G20 con el Mundial 78 de la dictadura militar

Lombardi comparó el G20 con el Mundial 78 de la dictadura militar

El titular del Sistema Federal de Medios Públicos quiso exaltar la importancia de la cumbre de presidentes y recordó uno de los hechos más trágicos de la historia argentina.

Los funcionarios de Cambiemos seguramente no serán recordados por las obras, acciones o pensamientos que hayan realizado en pos de un mejoramiento social, sino más bien por la enorme cantidad de burradas que expresaron durante su paso por el Poder Ejecutivo Nacional. El titular del Sistema Federal de Medios Públicos, Hernán Lombardi, acaba de sumar una nueva a la lista al comparar la magnitud del G20, en cuanto a cobertura periodística internacional, con el Mundial de fútbol que organizó la última dictadura cívico-militar en el año 1978 en Argentina. Definió al evento que se está desarrollando en Capital Federal como “una posibilidad de transmitir nuestra ´marca país´ al mundo” y, en relación a la cantidad de cobertura informativa calculó que “es prácticamente un 50% más que el otro evento internacional más importante que tuvimos en la Argentina, que fue el Mundial 78”. Enseguida intentó bajar los decibeles de su polémica declaración y argumentó que “obviamente, eran otras épocas”. En esto quizás se puede coincidir con Lombardi: eran otras épocas pero que también tienen puntos en común. Ambos gobiernos, el militar y el de Cambiemos, organizaron acontecimientos de gran envergadura para usarlos como cortinas de humo de los desastres de gestión que estaban (y están, en el caso del macrismo) cometiendo. La dictadura usó el Mundial para tapar las desapariciones de personas y las violaciones a los derechos humanos, en tanto que Macri usa el G20 para ocultar el fracaso de su gobierno y desviar la atención de la opinión pública de la crisis económica, la inflación y los reclamos de todos los sectores de la sociedad; docentes, jubilados, productores agropecuarios, pymes y demás. Otra situación que relaciona a la última dictadura cívico-militar con la alianza Cambiemos es que los dos proyectos accedieron al poder con el apoyo de una parte importante de la sociedad argentina (aunque en el primer caso fue por la fuerza y en el segundo por intermedio del voto popular), pero también ambos fueron perdiendo el acompañamiento de la gente en un tiempo relativamente escaso ya que sus mentiras y su inoperancia quedaron a la vista.