Plan Director para Santa Rosa: ¿son o se hacen?

Plan Director para Santa Rosa: ¿son o se hacen?

Se conoció el fin de semana que el Gobernador Verna ofreció fondos del Gobierno Provincial para pagar la realización del estudio que necesita en el plan de Saneamiento Ambiental de Santa Rosa ante la inacción del Gobierno Nacional.

La medida confirma el compromiso de Verna en campaña, cuando habló de “pagar la deuda histórica” que la Casa de Gobierno tenía con la capital provincial en ese aspecto, algo que comenzó a materializarse con el plan de mitigación, que representa inversiones en soluciones parciales que alivianen una situación que, según ha dicho el propio intendente Leandro Altolaguirre, es mucho más grave de lo que se ve a simple vista.

Aunque en diversos ámbitos esta propuesta del mandatario provincial se leyó como parte de la puja política que sostiene con el Gobierno Nacional, la medida desnuda en realidad lo que desde Casa Rosada no hacen para brindar las respuestas que los santarroseños merecen.

Explica Verna cada vez que puede que con Macri como presidente las obras públicas nacionales brillan por su ausencia en La Pampa. En este caso, eso sí, hay un agravante: la consultora a la que el Gobierno Nacional le había adjudicado el estudio no puede hacerlo porque “está flojita de papeles” (Altolaguirre dixit).

No es poca cosa: de ese estudio surgirá el detalle de las obras necesarias para elaborar el Plan Director, la solución de fondo que por el monto que insume deberá costearse a través de un préstamo internacional que se solicitará al Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Por esto mismo –se entiende que lograr la aprobación del BID no es tarea sencilla- todo debe hacerse a la perfección, porque el precio de un error es una negativa, y sin ese préstamo no puede hacerse, lisa y llanamente. No controlar si los encargados de hacer el plan están habilitados para hacerlo no es, justamente, un comienzo muy auspicioso que digamos…

Este nuevo “descuido” obliga a reflexionar sobre los “errores” del macrismo, una ya larguísima lista que incluye temas de diversa sensibilidad social y, fundamentalmente, a personas, justificándose desde la lógica matemática de que las cuentas cierren, como si eso fuera lo único importante.

En este caso puntual, esa lógica mercantilista hizo que se le adjudique a una empresa que presentaba mejor precio que otra pero cuya situación legal no es del todo correcta, según se explica ahora. El resultado es previsible: la elaboración del estudio se demorará, en consecuencia se demorará la confección del Plan Director y, por supuesto, su puesta en marcha.

La propuesta de Verna, entonces, es un nuevo intento de cubrir un vacío dejado por otros, que de tantos “errores” que cometen se vuelven sospechosos, objetables: o lo hacen a propósito o no están preparados para ocupar los puestos que ocupan.

El drama es que atrapados dentro de estos “errores” quedan los ciudadanos, los que sufren cotidianamente los problemas que no se solucionan y a los que las cuentas no les cierran.
Anses compró deuda de amigos del Presidente