El Gobierno Nacional ajusta sobre el hambre

El Gobierno Nacional ajusta sobre el hambre

Un informe de la UBA alerta sobre el “ahogamiento” de las partidas destinadas a asistencia alimentaria que incluye el Presupuesto 2019.

En momentos en que el país aumenta su demanda en asistencia alimentaria, la gestión de Mauricio Macri elaboró un Presupuesto, ya aprobado por el Congreso de la Nación, que ajusta sobre el hambre de los que menos tienen. Un estudio llevado a cabo por investigadores de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de Buenos Aires hace hincapié en el “ahogamiento” de las políticas de asistencia alimentaria y advierte que la situación actual se va a agravar aún más. El trabajo resalta que la variación nominal entre los presupuestos 2018 y 2019 llega solamente al 26,1% cuando la inflación calculada por el oficialismo para este año sería de un 34,8% y según otras estimaciones superaría el 40%. Pero el panorama se oscurece más al observar el recorte en tarjetas alimentarias y comedores escolares, que son gestionados por las provincias y municipios pero con fondos de Nación. El presupuesto nacional del año próximo prevé un incremento nominal del 20%, en relación al año actual, para la adquisición de alimentos en los comedores escolares. El informe detalla que la situación se pone peor en algunas provincias en particular, entre ellas La Pampa, donde la variación de este tipo de recursos entre 2018 y 2019 sólo es del 9,7%. Respecto a los fondos destinados a tarjetas alimentarias los grandes beneficiados son Capital Federal y provincia de Buenos Aires, donde los montos abocados a esa ayuda superan a la inflación, pero en el resto de las provincias están por debajo del nivel inflacionario ya que sólo llegan a una suba del 24,9%. El trabajo concluye diciendo que la situación se pondrá peor en el 2019, “generando un ahogamiento de los programas subnacionales de asistencia alimentaria y poniendo en crisis el sostenimiento de las intervenciones destinadas a quienes más sufren las consecuencias de la crisis social y económica”. Del mismo modo, indica que “varios gobernadores e intendentes han advertido el incremento de la demanda alimentaria en sus territorios, así mismo se ha advertido la progresiva disminución del valor real que poseen los fondos transferidos por el Ministerio de Salud y Desarrollo Social de la Nación para hacer frente a la compra de alimentos”.