“Los jueces en Argentina somos muy poderosos”

“Los jueces en Argentina somos muy poderosos”

Carlos Rosenkrantz consideró que la Justicia en nuestro país tiene mala reputación por culpa de los medios de comunicación.

El presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, Carlos Rosenkrantz, fue invitado por los miembros del Rotary Club a un ciclo de charlas titulado “Cómo pienso la Argentina” y allí respondió preguntas de una sola periodista sobre el Poder Judicial argentino. Respecto a la mala imagen que tiene dicho poder en nuestro país, el magistrado se lo atribuye a “convicciones que tiene gente que no es usuaria del sistema y cuya opinión es moldeada por los medios de comunicación”. Asimismo, consideró que sus colegas deberían actuar “más allá de lo que la tribuna reclame” y “ser valientes”. Cuando le preguntaron sobre el tema del Impuesto a las Ganancias, Rosenkrantz admitió que era una cuestión que lo incomodaba. La semana que viene el máximo órgano judicial debe expedirse sobre la ley propuesta por el Poder Ejecutivo para que los jueces y empleados judiciales paguen Ganancias. Rosenkrantz dijo que iba “a militar para que el Poder Judicial pague Ganancias”, el día que habló en la audiencia pública en el Senado mientras buscaba llegar a la Corte Suprema, pero parece que ahora se dio vuelta. “El verdadero problema respecto de Ganancias no es pagar impuestos o no, no es la búsqueda de un privilegio sino básicamente la defensa de un salario adecuado para la labor de un juez”, expresó en el Rotary, y señaló que una referencia para saber cuál sería un salario adecuado serían “los abogados de relativo éxito”. Por otro lado, opinó que debería existir un mayor control de la ciudadanía sobre el Poder Judicial porque “los jueces en Argentina somos muy poderosos” ya que son los “únicos funcionarios elegidos de por vida”. En ese sentido, dijo que estamos en “un país que perdió la fe en el Derecho, no cree que obedeciendo las normas es posible estar mejor”, pero también afirmó que “la Justicia no es la única responsable” de esa situación. “Inculpar a la Justicia es una forma de que el país se exculpe de cosas que funcionan mal”, indicó Rosenkrantz, quien repartió culpas y aseguró que “todos los poderes” serían igualmente responsables.