Está todo bien en el país, así que hagamos un “picadito”

Está todo bien en el país, así que hagamos un “picadito”

Mauricio Macri y parte de su gabinete organizaron un partido con ex jugadores de fútbol en la Quinta Presidencial de Olivos.

El presidente de la Nación sigue mostrando su desinterés por la grave situación económica y social que atraviesa el país y en una clara copia al ex mandatario Carlos Saúl Menem, se dedicó a usar la Quinta Presidencial de Olivos para jugar un partido de fútbol con algunos funcionarios nacionales y ex jugadores de Boca Juniors y River Plate. Se ve que al Jefe de Estado lo tiene muy preocupado la final de la Copa Libertadores 2018 que el próximo sábado disputarán los dos clubes más importantes de Argentina, y a modo de homenaje anticipado, o vaya uno a saber con qué propósito, organizó un “picadito” con ex figuras de ambos equipos. Por el lado de los xeneizes estuvieron Raúl Cascini, José Basualdo, Marcelo Delgado, César La Paglia, Oscar Córdoba, Anibal Matellán, Mauricio Serna, Antonio Barijho y Ariel Carreño, en tanto que en representación de los “millonarios” acudieron Ubaldo Matildo Fillol, Néstor Gorosito y Ratón Ayala. Obviamente que también hubo gente del gabinete nacional que privilegiaron el partido antes que sus obligaciones de funcionario público y se hicieron presentes en la cancha. Ellos fueron: El jefe de Gabinete, Marcos Peña; el ministro del Interior Rogelio Frigerio; el Secretario General de Presidencia, Fernando De Andreis; el secretario de Modernización, Andres Ibarra; el Coordinador Ejecutivo de la Superintendencia de Servicios de la Nación, Sebastián Neuspiller, el Secretario de Comunicación, Jorge Grecco, y el diputado de Cambiemos por la Ciudad de Buenos Aires, Francisco Quintana, entre otros. Por orden de Macri, ninguno de los dos equipos pudo usar la remera de River o Boca, sino que jugaron con la camiseta titular y suplente de la Selección Nacional. Esto suena algo contradictorio ya que el mismo Macri pidió públicamente por sus redes oficiales hace algunas semanas que se permitiera la asistencia de las hinchadas visitantes a las dos finales de la Libertadores. Para el presidente tiene más importancia su diversión que los problemas que aquejan al país. Días atrás fue muy criticado al conocerse un video donde se lo ve bailando en la fiesta del CEO de Disney, Diego Lerner, momentos después de haber decretado un duelo de tres días tras el hallazgo del submarino ARA San Juan.