La Anónima tuvo su primer balance negativo en 16 años

La Anónima tuvo su primer balance negativo en 16 años

La cadena de supermercados oriunda de la Patagonia perdió en tres meses lo que antes perdía en un año. La empresa es propiedad de la familia del Jefe de Gabinete, Marcos Peña.

La grave crisis económica y los altos niveles de inflación que aquejan a la Argentina no discriminan entre empresas chicas o grandes. La Anónima, cuarta cadena de supermercados a nivel nacional que tiene 163 sucursales (principalmente en la región patagónica pero también en Córdoba y Buenos Aires) atraviesa un complicado momento financiero. Entre los meses de julio y septiembre, la compañía de la familia Peña Braun perdió $102 millones, prácticamente la misma suma negativa que obtuvo en los 12 meses anteriores cuando la pérdida fue de $120 millones, pero en un año. La firma no tenía un balance negativo desde la temporada 2001/2002 y el horizonte no se le presenta muy alentador para este emprendimiento que posee más de 100 años de historia. La situación que terminó de desestabilizar a las empresas fue la fuerte devaluación que repercutió en una elevada inflación. Los ingresos por ventas para La Anónima se comportaron dentro de lo normal pero la diferencia del tipo de cambio (representó un negativo de $576 millones cuando antes era de $39 millones) y el impacto inflacionario hicieron lo suyo. "Nunca nos fue peor en la historia", sostuvo en mayo, el titular de La Anónima, Federico Braun, al referirse a la gestión de su sobrino, Miguel Braun (actual secretario de Política Económica de Hacienda) y su sobrino segundo Marcos Peña Braun. Ámbito Financiero hizo un relevamiento en el sector y concluyó que varias grandes cadenas de supermercados están en una situación difícil. El grupo francés Carrefour tuvo mayores ventas pero asimismo obtuvo pérdidas debido a la diferencia del euro con el peso argentino. La española Dia aplicó por primera vez la norma contable IAS 29 para “economías hiperinflacionarias” y tras la devaluación el saldo negativo de la compañía trepó a 27 millones de euros. Eso provocó que sus directivos decidieran reducir las inversiones en nuestro país. Antonio Coto, CEO de la firma homónima, explicó que "en Argentina y Brasil nuestra posición es muy sólida y nuestro futuro prometedor, pero a la vista de la incertidumbre macroeconómica actual que afecta a estas dos economías es el momento de mantener una postura más prudente". Wallmart cerró uno de sus supermercados en un importante shopping y también dio de baja 12 locales chicos, con la intención de apostar todo a su cadena de mayoristas Changomás. Por su parte, el grupo chileno Cencosud, que en Argentina opera con los supermercados Jumbo y las casas de artículos para el hogar y refacciones Easy y Blaisten, experimentó una disminución del 20% en sus ingresos debido a la devaluación del peso argentino respecto al peso chileno, por más que sus ventas crecieron un 26% durante junio pasado.