El bono de fin de año ya es oficial, pero sólo para los privados

El bono de fin de año ya es oficial, pero sólo para los privados

El Gobierno Nacional emitió el decreto que determina que las empresas privadas tendrán que pagar $5.000 extra a sus empleados aunque con varias cláusulas que las favorecen.

Finalmente hoy martes salió publicado en el Boletín Oficial el decreto que obliga al sector privado a pagar un bono extra de fin de año a sus trabajadores. El monto sería de $5.000 y puede ser pagado en dos cuotas. Los seis puntos más sobresalientes de la normativa son que la primera cuota del plus se pagará con los salarios de noviembre, o sea que se recibirá en diciembre, y la parte restante será entregada con el sueldo de enero, que se paga en febrero. Sin embargo, aquellas compañías que “se encuentren especialmente en crisis o declinación productiva” podrán “adecuar la implementación” y decidir los plazos y la cantidad de los montos a pagar. Teniendo en cuenta la grave crisis que atraviesa la economía y las industrias en particular, seguramente sean muchas las que opten por este mecanismo. Por otro lado, el Gobierno Nacional permite que aquellos acuerdos salariales que ya fueron cerrados y hayan pactado una revisión “podrán compensar el aumento” con los $5.000 salvo que el arreglo entre gremios y empresas resuelva lo contrario. Del mismo modo, las firmas privadas que ya dieron un incremento sobre las subas salariales “podrán compensarlos” con este bono extra, el cual, no es remunerativo. Los empleados del sector público nacional, provincial y municipal, los del campo y los que trabajan en casas particulares no recibirán este bono extra. Por su parte, el economista Roberto Santángelo criticó este tipo de medidas porque no dan solución a largo plazo y sólo son un “parche”. “La superficie de este decreto que obliga a pagar en efectivo al sector privado, no al sector público, es que no le da la plata. El origen del problema es que la inflación de este año dio 45%, este es un paliativo para reducir la caída del salario real. Estamos en una economía distorsionada donde cada parche arregla un problema y crea otro. Este tipo de soluciones no me gustan, no es la manera en que funciona una economía organizada”, sentenció el profesional.