La deuda pública llegaría casi al 100% del PBI hacia fin de año

La deuda pública llegaría casi al 100% del PBI hacia fin de año

El endeudamiento argentino pasó de significar el 59% del PBI en la primer parte del año a significar un 80% actualmente, y promete seguir subiendo.

La consultora Ecolatina informó que la deuda del Estado Nacional llegó casi a los 330 mil millones de dólares al final del segundo trimestre de 2018, es decir, que entre los primeros tres meses del año y julio la misma pasó de representar el 59% del PBI argentino a representar el 80%. El estudio también indicó que si se consigue una renovación total de las Letras del Tesoro en lo que resta de este 2018, la deuda pública ascendería a 93% sobre fin de año. "Pese a que el nivel de endeudamiento se estabilizaría a fin de año, lo haría muy por encima del promedio de Sudamérica (45%) y en nuestro país el porcentaje de pasivos en moneda extranjera es muy elevado (representa 80% de la deuda en manos de privados y organismos internacionales)", añadió el trabajo. Más allá de esta dinámica, los desembolsos del FMI garantizarán la disponibilidad de fondos para hacer frente a los vencimientos de 2018 y 2019, o sea que el Gobierno Nacional se está endeudando para poder pagar la deuda que ya creó. Ecolatina consideró que los “riesgos de default lucen contenido” pero igualmente alertó por otras factores que pueden llegar a perjudicar fuertemente a la economía argentina en el futuro, debido a las políticas implementadas por Cambiemos. “El próximo Presidente deberá en 2020-21 conseguir financiamiento externo para cubrir los servicios de deuda con privados y, en 2022-23, enfrentará elevados compromisos con el FMI (46 mil millones de dólares)", adelantó el documento, al tiempo que sostuvo que es probable “una mayor dolarización de carteras” ya que las elecciones presidenciales 2019 “revisten un carácter incierto”. Si eso llegara a ocurrir no sólo aumentaría la incidencia del monto de la deuda en el PBI sino que “también agravaría el descalce de moneda, ya que los pagos de los servicios de la deuda se realizan principalmente en divisas, mientras que la recaudación tributaria se recolecta en pesos". "Además, una depreciación impactaría en el nivel de actividad, golpeando a los ingresos del Sector Público Nacional. Una menor recaudación afectaría el cumplimiento de la meta fiscal de equilibrio primario complicando los desembolsos del FMI", alertó la consultora.