Empresas multinacionales consideran que Argentina se convirtió en “hiperinflacionaria”

Empresas multinacionales consideran que Argentina se convirtió en “hiperinflacionaria”

Grandes compañías dijeron a sus accionistas que la economía argentina ya es “hiperinflacionaria”.

Multinacionales de alta relevancia a nivel mundial como IRSA Propiedades Comerciales, Nestlé, Mondelez, Kimberley-Clark, Carrefour, Pfizer, Johnson & Johnson, Massalin, Ford, Acelor Mittal, Bunge, Cencosud, Novartis, IBM y General Electric, haciendo caso a una norma global que las obliga a ajustar sus balances, calificaron a la economía de nuestro país como “hiperinflacionaria” y se lo hicieron saber a sus accionistas. La normativa en cuestión, conocida como IAS 29, determina que las empresas contenidas bajo las normas internacionales de información financiera deben ajustar sus estados contables por inflación. También define que una inflación acumulada mínima del 100% en tres años significa que una economía determinada, como el caso de Argentina, es hiperinflacionaria. Esta misma apreciación sobre nuestro país había sido hecha por los cuatros estudios de auditoría contable más importantes del mundo. Las mega-empresas nombradas más arriba advirtieron a sus inversores que el manejo de los activos y de los pasivos monetarios, la política de stocks y de ventas de parte de la filial local debe ser analizado bajo los parámetros de una economía hiperinflacionaria. Las firmas coincidieron en que el mismo criterio se utiliza para leer los números de las filiales en Venezuela. “Ha habido una devaluación significativa en Argentina y su economía es ahora considerada como hiperinflacionaria, con lo cual la suba de precios es excluida de la suba de las ventas generales desde el 1 de julio. Hay dos países en donde hemos visto cambios extremos del índice de precios al consumidor. El primero es Venezuela, el segundo es Argentina”, informó el jueves pasado Unilever a sus accionistas. El resto de las compañías enviaron informes similares a sus accionistas, donde alertaban por la suba de precios en Argentina, detallaban la toma de recaudos en las decisiones a futuro y adelantaban que cambiarían la moneda de análisis de peso argentino a dólar. Otros gigantes empresariales como Holcim y Bayer-Monsanto consideraron que la economía argentina está en una situación de hiperinflación, sin embargo han decidido esperar para aplicar criterios de contabilidad en esa dirección ya que especulan con un mejoramiento.