Miles de personas en la Basílica de Luján para criticar al Gobierno Nacional

Miles de personas en la Basílica de Luján para criticar al Gobierno Nacional

Un multitudinario grupo de personas se concentró frente a la Catedral de Luján para participar de una ceremonia religiosa y pedir pan, paz y trabajo.

El Frente Sindical para el Modelo Nacional, junto a 70 organizaciones políticas, gremiales y sociales del país, organizaron una manifestación hacia la Basílica de Luján hoy sábado por la mañana donde miles de personas participaron de una ceremonia ecuménica en contra del ajuste que implementa la gestión de Macri. El objetivo era que no hubiera ningún tipo de discursos, y así sucedió, ya que sólo se llevó a cabo el oficio y una oración religiosa “por los que trabajan, por los que buscan trabajo, por los que se cansaron de buscar y por los jubilados”. “Estamos todos los sectores, sindicatos, intendentes, movimientos sociales, pequeños comerciantes y buscamos fortalecer la fe, que en momentos como este es lo primero que te quieren quebrar”, completó Omar Plaini sobre el espíritu de la convocatoria. Por su parte, Pablo Moyano había dicho anteriormente que "es una movilización distinta a la que estamos acostumbrados todos los días. La Iglesia dio un mensaje a los trabajadores en esta situación tan delicada que están viviendo millones de argentinos con un modelo económico que sigue excluyendo. Ojalá que la homilía sea escuchada por el Presidente y dé respuesta a los problemas de la gente". En el lugar también estuvieron Hugo Moyano, Hugo Yasky (CTA), Roberto Baradel (docentes), Sergio Palazzo (Bancarios), Esteban “Gringo” Castro” (CTEP), Ricardo Pignanelli (Smata), Néstor Segovia (metrodelegados), Daniel Catalano (ATE) el ex embajador en el Vaticano Eduardo Valdés, los diputados y ex gobernadores bonaerenses Felipe Solá y Daniel Scioli, intendentes como Verónica Magario (La Matanza), Gustavo Menéndez (Merlo), Alberto Descalzo (Ituzaingó), Ariel Sujarchuk (Escobar), Walter Festa (Moreno), Gabriel Katopodis (San Martín) y Santiago Maggiotti (Navarro). El arzobispo Agustín Radrizzani desarrolló la misa y aconsejó que “en el pueblo está la capacidad de organizarse y lograr un auténtico cambio”, al tiempo que afirmó que “la Iglesia no quiere ser ajena” y que una gran parte de los pastores católicos, y de otras religiones, “acompañan a los pobres”. Para cerrar, citó al Papa Francisco y pidió que “no nos dejemos robar la alegría, el entusiasmo, la esperanza, la comunidad, el evangelio y el ideal de amor fraterno”.