Verna e intendentes del PJ rumbo a la unidad

Verna e intendentes del PJ rumbo a la unidad

Carlos Verna hizo una positiva evaluación tras el encuentro con la comisión de intendentes en el despacho del gobernador. Analizaron el escenario electoral y la situación socioeconómica.

"La reunión con los intendentes ha sido un paso más en el camino de la unidad del PJ pampeano. Podemos estar tranquilos", aseveró el gobernador Carlos Verna tras la cumbre de este miércoles en Casa de Gobierno. "Más allá de las pertenencias a líneas o sectores, sabremos valorar la capacidad de quienes integren la fórmula para asegurar el mejor futuro para todos", añadió. De ese modo aceptó calzarse el traje de "gran elector", ya que habló de conformar la fórmula como una tarea que le corresponde, o en la que intervendrá activamente. Aunque estaba cantado que así sería, fue la primera vez que lo dijo de manera explícita. El gobernador recibió este miércoles desde las 10 de la mañana a la “comisión” de intendentes peronistas que intentará, por un lado, marcar la cancha, y por otro respaldarlo como “gran elector” a la hora de definir la fórmula que el PJ llevará para las elecciones del año que viene. En representación de los jefes comunales asistieron la comisión que se armó con ese objetivo, y que de alguna manera integra a diversos sectores, más políticos que geográficos. Estuvieron Ariel Rojas (Toay, Compromiso Peronista); Oscar Zanoli (vernismo, Ingeniero Luiggi); Federico Ortíz (Miguel Riglos, Adriana García (Winifreda); Luis Rogers (marinismo, Lonquimay); Juan José Rainone (vernismo, General Pico) y Saúl Echeveste (Telén, La Cámpora). El gobernador estuvo acompañado por el ministro de Gobierno y Justicia, Daniel Pablo Bensusán, y el secretario de Asuntos Municipales, Rodolfo Calvo. “La idea es tratar de ver cómo llegamos a la unidad del Justicialismo, esto no significa amontonarnos, nosotros queremos evitar la interna pero no significa que tiene que ir cualquiera con cualquiera porque sabemos que esto después le hace mal al partido, a la democracia, al gobierno, a todos”, advirtió Zanoli antes del encuentro. Y redondó: “Tenemos que por lo menos estar convencidos que entre todos tenemos que elegir la mejor opción”. En las últimas horas, además, algunos de los funcionarios más cercanos al vernismo han echado a correr el trascendido de que finalmente los problemas de salud del gobernador (quien anunció que tenía un cáncer que le iba a impedir pelear por la reelección) son menos graves de lo previsto, y hasta lo posicionan para el intento de la reelección. Sea realidad o una estrategia atada a una fantasía, esa táctica obra como apaciguadora de algunos ánimos: con Verna en la cancha, se reduce el número de ambiciones de sectores y personas. Sin él en el campo de juego, poco menos que cualquiera se le anima a cualquiera. Pujas internas El planteo de los jefes comunales es obviamente que los tengan en cuenta de modo privilegiado a la hora de las definiciones. Aunque no lo digan, la puja es también contra los intereses del marinismo, que es el que menos “porotos” tiene en las jefaturas comunales y el que más espacios de poder tiene para defender. En el esquema que se armó a partir del acuerdo Verna-Marín, a Convergencia le tocó la vicegobernación y un despliegue relativamente importante en la Cámara de Diputados, incluyendo la jefatura del bloque. También una banca en el Senado y la consulta casi permanente con la presidencia del partido, más allá de que quedaron pocos lugares, y de rango más bien bajo, para los marinistas en el gabinete. Ahora ese acuerdo está en discusión y los distintos actores lo saben, aunque al mismo tiempo consideran que no se puede tirar demasiado de la cuerda si el objetivo es la tan mentada “unidad”. “Somos los que estamos frente a frente” “Nosotros hemos dicho que entendemos que nuestro gobernador es el mejor elector, o la persona indicada para hacer la mejor elección de la fórmula”, insistió Zanoli en las última horas. Los intendentes, además, se jactan de ser los que le ponen el pecho a la crisis. Por eso, dijo Zanoli en declaraciones radiales, otro objetivo es “hablar con él (Verna) sobre la situación social que estamos atravesando en los pueblos, realmente se nos está complicando cada vez más”. El jefe comunal de Luiggi dejó en claro que una ambición de los intendentes es conseguir “participación dentro de los lugares tanto del Ejecutivo como Legislativo, entendiendo que algo de conocimiento tenemos, por lo que estamos viviendo día a día, porque somos los que estamos frente a frente con los vecinos y no queremos que se pierda esto”. “Esto no significa que tenga más valor la voz del intendente que de otro compañero que esté cumpliendo otra función, todos tendremos un poquito de la verdad y de la razón”, apuntó. Zanoli afirmó que “la circunstancia que estamos viviendo en el país implica tener un grado de coherencia y grandeza de todos. El partido nuestro ha tenido la oportunidad de jugar una interna, sabiendo que después los resultados nos acompañarían... hoy la sociedad nos pide que pongamos a los mejores. Se necesitan actos de grandeza”, remarcó. Advirtió, además, que las ambiciones personales deben frenarse: “La provincia no la maneja cualquiera, cada quien tiene que saber hasta dónde le da el cuero. Uno puede tener experiencia, aportar algo, pero hay que ser cuidadoso al nombrar a alguien y crear expectativas... necesitamos racionalidad, empatía con lo que pasa, no por ocupar un cargo que nos guste hay que pasar por arriba a cualquiera”.