Iguacel justificó el aumento “extra” a favor de las empresas de gas

Iguacel justificó el aumento “extra” a favor de las empresas de gas

El Secretario de Energía negó que el importe de más que tendrán que pagar los usuarios de gas sea una “compensación” hacia las distribuidoras pero la Resolución oficial dice lo contrario.

El Secretario de Energía de la Nación, Javier Iguacel, salió a criticar el proyecto de ley que impulsó Cristina Fernández para frenar el importe “extra” que el Gobierno Nacional le quiere hacer pagar a los usuarios del servicio de gas y contradijo la Resolución publicada por la propia dependencia estatal que él dirige. “No es una compensación por la devaluación” afirmó el funcionario, al tiempo que sostuvo que esa idea se vincula con un intento de “desinformación” por parte de la líder de Unidad Ciudadana. Lo cierto es que el documento publicado en el Boletín Oficial por la Secretaría de Energía argumentó explícitamente que el aumento “extra” que se empezará a pagar desde el 1 de enero durante 24 meses se realiza para compensar a las empresas distribuidoras de gas por la “marcada variación del tipo de cambio”. Iguacel, a modo de justificativo, explicó que “durante el invierno los productores de gas facturaron a las distribuidoras el precio establecido semestralmente por el Enargas” por lo que, según el funcionario, “la diferencia se debe cobrar en el siguiente período, es decir en el verano”. En declaraciones a Radio Mitre, el ex director de Vialidad Nacional conjeturó que existen “militantes” que quieren “asustar a la gente”, como si la sociedad fuera estúpida y no se diera cuenta de lo que realmente sucede con las políticas de Cambiemos, que sólo buscan favorecer a las empresas en detrimento de la población. Por si fuera poco, Iguacel volvió a comparar el costo del servicio de gas con lo que salen algunos servicios privados. “Cuando uno mira el consumo anual, aún después del aumento del 34,7%; el 70% de los hogares pagará $700”, un monto que, a consideración del secretario, equivale a la “mitad de lo que sale el cable”, como si ello justificara el elevado precio que los usuarios tienen que pagar por los servicios esenciales para vivir.