El placer de saborear una tradición familiar

El placer de saborear una tradición familiar

“Alfonso Resto Jaus” es un restaurant de 25 de Mayo que abrió hace unos meses gracias al empuje de toda una familia y del Estado provincial.

El restaurant “Alfonzo Resto Jaus” decidió abrir sus puertas por primera vez el último día de los enamorados, es decir, el 14 de febrero de 2018. Quizás fue la forma que encontró Juan Mauricio Deriaz, encargado del lugar, para demostrar su amor por el lugar que lo vio nacer y crecer. “Nos estamos desempeñando en el rubro gastronómico hace 7 meses y realmente es un placer poder trabajar todos los días en esto”, admitió el joven ante Guía en La Pampa. El proyecto culinario empezó a tomar forma hace 5 años. “Comienza siendo una casa, por eso el término criollo ´jaus´ que tiene una connotación en inglés”, explicitó Mauricio, y contó que se trata de “una iniciativa familiar en la cual se empieza con los planos y los lineamientos que va a tener la gastronomía nuestra, y así poco a poco cada uno fue aportando hasta llegar a un momento en que necesitábamos un aporte del Estado”. Llegado ese punto, el cheff tomó la determinación de presentar su emprendimiento ante las autoridades del Ministerio de Desarrollo Territorial de La Pampa y resultó elegido para ser beneficiario de un crédito de $500.000. “El Gobierno Provincial nos dio un apoyo importante ya que con el crédito pudimos empezar, equipar y finalizar todo el restaurant para arrancar a trabajar. La posibilidad de acceder a estos créditos permiten terminar de concretar una idea, que cuesta mucho trabajo, en algo físico”, consideró. El equipo de trabajo de “Alfonso Resto Jaus” actualmente lo conforman cuatro personas, aunque su responsable aclaró que están en plena formación ya que se aproxima el verano y el trabajo seguramente aumente. Deriaz destacó la oportunidad que tiene de “crecer en nuestra propia provincia fomentando el desarrollo personal, profesional y, sobretodo, generar empleo que es tan importante hoy en día”. Asimismo, aconsejó “ser cautos a la hora de emprender”, principalmente en la actualidad con las “dificultades económicas existentes”, pero opinó que el “apoyo incondicional” siempre debe estar. Mauricio es tercera generación de enólogos en su familia, ya que nació en un grupo familiar de “viñateros que poco a poco se fue transformando en vinateros, así que hoy nos toca pensar un poco en lo que es la viña y la elaboración de vino pero enfocados en un aspecto más autóctono y más pampeano”. Explicó que este proceso no es nada sencillo debido a que conlleva “un tiempo de madurez y de proyectos, versiones que tenemos que tratar de conjugarlas para lograr un buen producto que pueda salir a la venta en nuestro local y también a La Pampa, Argentina y cualquier parte del mundo”. Adelantó que planean aprovechar las ventajas “vitivinícolas” de la zona patagónica pampeana para “más adelante tener una bodega propia”. Según el joven, no fue él mismo quien seleccionó 25 de Mayo para apostar a su emprendimiento de restaurant sino sus antepasados. “Mi abuelo eligió 25 de Mayo para poner una semillita que germinó a través de mis padres que siguieron eligiendo este lugar, esas raíces se hacen más fuertes y es lo que nos apalanca al territorio donde nacimos, nos criamos y, más allá que nos vayamos, siempre queremos volver a desarrollarnos en nuestro lugar”, concluyó Deriaz.