La desidia de Vidal la paga la educación

La desidia de Vidal la paga la educación

La vicedirectora y un auxiliar de la Escuela Nº 49 “Nicolás Avellaneda” de Moreno perdieron la vida esta mañana cuando llegaron al establecimiento y explotó una garrafa tipo zeppelin que habría tenido una pérdida.

Padres, compañeros de las víctimas y dirigentes de gremios docentes culparon a la gobernadora María Eugenia Vidal por las muertes de Sandra Calamano (48) y Rubén Rodríguez (45), y afirmaron que vienen reclamando por el estado de las escuelas desde hace más de un año. “Hace un año venimos reclamando por las pérdidas de gas. Si pasaba cinco minutos más tarde podrían haber muerto los chicos. Se salvaron por unos minutos”, relató un padre que llegó hasta el lugar apenas se enteró de lo sucedido. “Seis expedientes tenemos de reclamos y mirá cómo terminó”, se lamentó una integrante de la cooperadora. Desde el establecimiento habían hecho ya seis reclamos para que las autoridades del Ministerio de Educación bonaerense se hicieran cargo de arreglar una pérdida de gas. “Ayer sentimos un olor muy fuerte a gas en una de las aulas y fuimos con Rubén y con Sandra para ver si podíamos encontrar la pérdida. Como no pudimos la vicedirectora llamó al Consejo Escolar para que vinieran a revisar. Vinieron y claramente dejaron una pérdida peor porque cuando Rubén y Sandra fueron a abrir el salón volaron por el aire”, contó Hernán, docente de la escuela. “Esta es la desidia del gobierno de la provincia que no hizo nada. Las escuelas de Moreno son un polvorín y nadie nos da pelota. Entregamos las denuncias en La Plata, directo en la gobernación, las llevamos al Consejo Escolar, se las dimos al ministro Gabriel Sánchez Zinny y no hicieron nada. Esto iba a pasar”, contó entre lágrimas, Patricia Lezcano, maestra y dirigente del SUTEBA Moreno. "Veníamos diciendo que había una situación de abandono, de desidia y hasta de corrupción en las escuelas, pero esto es un desastre", expresó Roberto Baradel, titular del gremio SUTEBA, quien adelantó que presentará “una denuncia penal” porque “estas muertes no pueden quedar impunes”. Tiempo atrás, el Frente Único Docente Bonaerense había llevado a la gobernación todas las denuncias por malas condiciones de infraestructura de la mayoría de las escuelas de la provincia de Buenos Aires. Ese informe detallaba que más de la mitad de los establecimientos educativos bonaerenses tenían problemas de mantenimiento, que el 35% presentaba roturas y filtraciones en techos y que el 21% no cuentan con las instalaciones mínimas para poder funcionar. El director del colegio donde sucedió la tragedia estaba de licencia porque recibió dos disparos en su pierna a la salida de la misma escuela, pero igual llegó hasta el lugar cuando se enteró de lo ocurrido. “Dicen que somos unos vagos y que no queremos trabajar y no tenemos condiciones mínimas de trabajo. Hubo dos inspecciones por el problema de gas durante mi ausencia. Qué hicieron, qué matricula tenían, quién lo supervisa… hago responsable a la gobernadora Vidal”, manifestó el hombre. La explosión fue tan grande que las paredes de la cocina estallaron y los cuerpos de las víctimas volaron más de 50 metros y terminaron en la casa de enfrente. El accidente fue alrededor de las 7:30hs. de la mañana, minutos antes de que empezaran a llegar los alumnos. Las autoridades del Gobierno bonaerense no se hicieron presentes en ningún momento, sólo enviaron un comunicado de condolencia y solidaridad. “¿Dónde está Vidal? Tendría que estar acá, es la única responsable de este asesinato”, exclamó uno de los docentes.