Rutas nacionales y provinciales: mismo problema, distinta solución

Rutas nacionales y provinciales: mismo problema, distinta solución

Los intendentes de Embajador Martini y Arata, Ariel Bogino y Jorge Sosa, respectivamente, expusieron el contraste de la acción del Gobierno Nacional y el Provincial en La Pampa: mientras el primero reclamó una vez más por la reapertura del tramo de la Ruta Nacional 35, el segundo destacó la realización del alteo en la Ruta Provincial 4 que ya restableció la comunicación entre Arata y Caleufú.

El tránsito en ambos lugares se cortó por el mismo motivo: las inundaciones que hicieron que el agua cubriera el pavimento. También se compartieron las consecuencias negativas, con implicancias para la vida económica y particular de los habitantes de cada pueblo. No fue el mismo el tiempo de respuesta, eso sí. De esta manera, mientras el Gobierno de la Provincia envió máquinas de Vialidad Provincial para solucionar el inconveniente en la Ruta 4, desde Nación aun no hicieron nada, pese a los reiterados pedidos de los intendentes que el Gobierno Provincial trasladó sobre la situación de la Nacional 35. “Nos está haciendo un desastre” En esta dirección, el intendente de Embajador Martini, Ariel Bogino, se quejó de que “la situación mejoró un poco porque bajó la laguna, pero seguimos con la Ruta 35 cortada, Nación no se pone las pilas para levantarla”. La celeridad que se reclama a Vialidad Nacional –la única autorizada por ley para trabajar en rutas nacionales- no es antojadiza: para la economía de los pueblos las vías de comunicación como las rutas son de vital importancia. Así, en Embajador, el corte “nos está haciendo un desastre, porque lo tenemos a 1.000 metros del pueblo y los productores que salen por el Sur no traen nada al pueblo”, explicó Bogino. En la práctica esto significa que la producción no se almacena “en la planta de silos, por ejemplo. O se va derecho o queda en bolsones en los campos. Y cuando viene a la planta es un ahorro que queda para el camión, para la gente, para el palero”, remarcó. Esta situación agrava un panorama ya complicado por las inundaciones, cuyas consecuencias se manifiestan en “la gente que viene a pedir trabajo. El año pasado, en esta época teníamos que buscar porque no conseguíamos, este año las máquinas pasaron de hacer 50 hectáreas a hacer 5 ó 10, y muchas viven encajadas…”, amplió. Bogino también fue testigo directo de la diferencia de acción entre los Gobiernos. “Las rutas provinciales están todas habilitadas, nosotros tuvimos cortada la 2 y entre todos la levantamos enseguida y ya la dejamos habilitadas para autos, para camiones, para todo tipo de vehículos”, contó. “Era imposible para nosotros encarar una obra así” Distinta es la situación que se observa en la Ruta Provincial 4, ya habilitada al tránsito liviano y pesado a partir de las tareas que llevó a cabo Vialidad Provincial en el mismo período de tiempo. Jorge Sosa, el intendente de Arata, recordó que con las inundaciones “el bajo se anegó totalmente, como nunca lo habíamos visto” y que “ni bien empezamos a sufrir las consecuencias fuimos notificados por Vialidad Provincial” de que empezaban los trabajos. Hoy, el alteo de 1500 metros –el doble del corte en la Ruta Nacional 35 entre Winifreda y Castex- ya es una realidad. “Era muy necesario para toda la zona porque esta ruta es muy usada, es la columna vertebral del noroeste”, explicó el intendente. Llevar a cabo los trabajos no fue simple, porque entre otras cosas, hubo que encontrar una cantera nueva de la cual sacar piedra para hacer el alteo “pero con voluntad se inició todo lo más rápido posible”, valoró Sosa, quien agradeció la presencia del Gobierno Provincial “porque por la plata que significa un movimiento de estas características es imposible de encarar para un municipio en una emergencia como la que nos tocó vivir, por más buena voluntad que uno tenga”. El Gobierno Nacional no piensa lo mismo, parece.