René Favaloro: a 18 años de su muerte, más vigente que nunca.

René Favaloro: a 18 años de su muerte, más vigente que nunca.

El 29 de julio de 2000, el cardiocirujano René Favaloro se suicidó con un disparo en el pecho. La sociedad argentina se fundía en un hondo desconsuelo.

En su despedida redactó una desesperada carta al entonces presidente Fernando de la Rúa en la que exclama estar cansado de luchar, en la que reclamaba cooperación económica para solventar la fundación que lleva su nombre y en donde el reconocido cardiólogo y educador desplegó una serie de críticas al sistema de salud argentino. Un escrito que 18 años después no tiene respuesta. René Gerónimo Favaloro nació en la ciudad de La Plata en 1923. A sus 77 años, se suicidó "¿Cómo se mide el valor social de nuestra tarea docente? Es indudable que ser honesto, en esta sociedad corrupta tiene su precio. A la corta o a la larga te lo hacen pagar". En la carta hay retazos de protesta, un clamor de reproche y desaprobación a un sistema de salud que es inherente al proceso sociopolítico argentino. El responsable de la primera operación de bypass en el mundo murió reclamando derechos, acciones, reacciones, despertares. "Quizá el pecado capital que he cometido, aquí en mi país, fue expresar siempre en voz alta mis sentimientos, mis críticas, insisto, en esta sociedad del privilegio, donde unos pocos gozan hasta el hartazgo, mientras la mayoría vive en la miseria y la desesperación. Todo esto no se perdona, por el contrario se castiga", redactó Favaloro en otro párrafo que bien podría ser transversal y contemporáneo a cualquier contexto social. Su decisión final fue una medida meditada. Su legado es inspirador. Su reclamo mantiene validez, actualidad. En sus últimas líneas, les solicita a sus queridos sobrinos, a sus colaboradores, a sus amigos que "no aflojen", que tiene la obligación de seguir luchando.