¿Cuánto nos cuesta a los argentinos mantener el dólar?

¿Cuánto nos cuesta a los argentinos mantener el dólar?

El Banco Central gasta millones de dólares por día de las reservas para que el dólar no suba, la fuga de divisas bate records y la desconfianza crece.

El dólar cerró hoy viernes en $28 para la venta y volvió a alcanzar un nivel que no tenía desde el 16 de julio pasado. En el mercado se mantuvo firme la oferta de divisas y la moneda norteamericana ha mostrado un desplazamiento leve en las últimas semanas, subía y bajaba pocos centavos. Sin embargo, esta supuesta tranquilidad es posible porque el Banco Central gasta un promedio de 200 millones de dólares por día para poder mantener el dólar a raya y que no se produzcan corridas cambiarias bruscas como la acaecida entre abril y mayo. Asimismo, recordemos que a principios de año el valor de la divisa estaba alrededor de $20 y hoy no baja de $28. Como sea, el Banco Central usó esta semana 1.257 millones de dólares de sus reservas y sus funcionarios no demuestran estar al tanto de la gravedad de la situación. Siguen subastando 100 millones diarios con una cotización de $27,39. Por si fuera poco, Argentina no logra que ingresen divisas genuinas, ya sea mediante el superávit comercial o por llegada de inversiones extranjeras, y ahora tampoco puede emitir deuda en el mercado internacional debido a que se comprometió a no colocar nuevos bonos hasta el año 2020. Otro dato preocupante de la realidad económica es que la compra de dólares para atesoramiento llegó a los 16.676 millones de dólares en el primer semestre del 2018, lo que representa el mayor nivel desde el 2003. Entre diciembre de 2015 y el día de hoy se han fugado al exterior 50.000 millones de dólares en atesoramiento, casi la mitad que la cantidad total que se fugó en los 13 años previos pero la diferencia es que la fuga actual se financia con deuda externa. El levantamiento de los controles y el desmanejo económico realizado por el “mejor equipo de los últimos 50 años” produjo una gran desconfianza de los mercados y ese costo será pagado por la sociedad argentina en las próximas décadas.