Un informe del Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec) afirmó que sólo el 18% de los directores del Poder Ejecutivo nacional cumple con los requisitos que le exige el cargo y sólo el 2% accedió a su puesto por concurso. Algunos de los requerimientos que se necesitan para ser Director Nacional es poseer un título universitario de una carrera no inferior a cuatro años de duración, una especialización de la materia del cargo y seis años de experiencia laboral en la especialidad de la función a ejercer. Según Cippec, el 18% de los directores cumplía con estas normativas en el año 2017, mientras que en el 2015 la cantidad era mayor debido a que un 32% de los funcionarios de dicha jerarquía tenían los requisitos necesarios. Asimismo, en 2015 el 72% de las personas que detentaban puestos de “Alta Dirección Pública” eran profesionales, en tanto que en el 2017 ese porcentaje bajó a 66%. Para los autores del trabajo, el hecho de que hace tres años un 6% de la planta de directores había ingresado mediante concurso y ahora sólo un 2% accedió por ese mecanismo significa que “la modalidad de ocupación del espacio directivo es discrecional y tiene un componente altamente político”. “La evidencia muestra que hay un deterioro en el espacio directivo”, sentencia el informe, y critica al Gobierno Nacional actual porque “los avances en la gestión del rendimiento y desarrollo del empleo público han sido escasos”. “Las deudas pendientes en este terreno seguirán afectando la efectividad y el funcionamiento del Estado en la medida que no sean atendidas”, asegura el estudio. En ese sentido, vale recordar otra promesa incumplida por Macri, quien al anunciar la renovación del Instituto Nacional de la Administración Pública (INAP) definió al Estado como “un lugar donde el prestigio, la capacitación y el esfuerzo diario tienen que representar el trabajo de cada uno de los empleados a partir del concurso público”.