Rucanelo, un pueblo hecho con madera Rucanelo es uno más de esos lugares de nuestra provincia que llaman poderosamente la atención por el esplendor que supo lucir en algún momento, y que ahora ya no posee. El período de gloria de esta localidad estuvo signado por el aserradero que existió allí durante 1937 y 1957, el mismo supo aprovechar a la perfección la disponibilidad de miles de hectáreas de caldenes que se encontraban a su alrededor y llegó a contar con cientos de operarios enmarcados dentro de una estructura global que incluía atención social y sanitaria, una gran mansión, servicio de consultorio, farmacia, hotel y sistema de baños privados. El establecimiento recibió el nombre “San José” y logró ser la fábrica de madera con mayor volumen de La Pampa y una de las más importantes de toda la región. Pero, según cuenta el investigador local Mario Arévalo, luego de dos décadas de actividad ininterrumpida el emprendimiento cerró sus puertas y sus instalaciones quedaron como una especie de tesoro histórico. Lamentablemente, su estructura edilicia sólo duró algunos años porque en 1978 la llegada de piquetes militares destruyó la obra casi en su totalidad, conservándose solamente el salón social. Nacimiento y bienestar La fecha de fundación, 23 de diciembre de 1908, coincide con el año en que terminó de construirse la línea férrea que culmina en Telén, y las tierras donde se erigió el poblado pertenecían a Pedro Lacau y Athos Isola, éste último se convirtió en el primer presidente de la comisión de fomento en el año 1935. De manera gradual, la sociedad de Rucanelo fue anexando servicios para lograr un mayor bienestar, en ese sentido se incorporó la luz eléctrica, abastecida por la cooperativa de Winifreda; el agua potable, con un edificio especial para su distribución; y la sala de primeros auxilios. En el área educativa, debe nombrarse a la Escuela Hogar N°140 y más al suroeste, en la pequeña colonia Teniente General Emilio Mitre, pero dentro del radio comunal de Rucanelo, se encuentra la Escuela N°199. La estafeta de correo, el destacamento policial y el registro civil también son instituciones que hacen al lineamiento de este pueblo, que en algún momento de su desarrollo supo contar con un juzgado de paz. Cultura y naturaleza Otra característica identificadora de esta comuna es que fue la que mantuvo más rasgos de la cultura ranquel del centro-norte de La Pampa, además de que suele disfrutar de la formación de algunas lagunas temporales, producto de las lluvias y de que su terreno consta de un suelo llano con una leve declinación hacia el sureste. Aparte del caldén, la zona dispone de variadas especies arbóreas como piquillín, algarrobo, molle, sombra de toro; y pastos como la cebadilla y la lengua de vaca. Los trabajos de Enrique Stieben y Eliseo Tello, indican que el término “Rucanelo” puede dividirse en “ruca”, que significa “casa”, y “nelo”, que se traduce como “lugar”; por lo que el nombre del pueblo sería “lugar de casas”. Tello hace referencia a un “caserío”, y Stieben hace uso de la palabra “populoso”. Para el año 1920, la población total de Rucanelo era de 345 habitantes pero entre 1940 y 1950, época de apogeo del aserradero “San José”, ascendió a 1500 personas que estaban distribuidas en cantidades similares entre el campo y la ciudad. Con el cierre de la fábrica de madera, mucha gente estuvo obligada a irse del lugar; tal es así que el censo de 1991 indica que allí vivían sólo 450 pobladores, 283 en la zona urbana y 167 en la rural.