Speluzzi, con el empuje de la tierra Al norte de la ciudad de General Pico, situado en el departamento Maracó, se ubica el pueblo de Speluzzi. En sus inicios, la localidad se llamaba Tomás Devoto, denominación que suele ser aceptada actualmente debido a que se considera Speluzzi únicamente a la estación de trenes, pero igualmente, para la comunidad, este último nombre es el oficial. Según datos aportados por archivos provinciales y de su comisión de fomento, el lugar se fundó el 11 de noviembre de 1907 y lo curioso reside en que su fundador no fue un individuo sino una empresa. Estamos hablando de Balvini y Compañía, emprendimiento vinculado al anteriormente nombrado Tomás Devoto. Se diseñaron los planos que sirvieron como base para el fraccionamiento de las tierras, y así se conformó la nueva comuna. Otra información que merece mencionarse es que la estación ferroviaria, inicialmente, fue bautizada con el nombre Ceballos pero como en 1910 se dio nacimiento a un poblado con la misma denominación que se levantó más al noreste, dicha estación pasó a llamarse Speluzzi. Esta designación se realizó en honor al ingeniero y matemático Bernardino Speluzzi, de origen italiano. El campo Emplazada en una zona que contiene variadas estancias, y en plena pampa húmeda, la sociedad norteña tendió al crecimiento en sus primeros años pero rápidamente éste se vio perjudicado por la preponderancia que consiguieron localidades más importantes, principalmente General Pico y Trenel. Asimismo, los campos de Speluzzi sirvieron como una fértil base para el desarrollo de la ganadería y la agricultura, más allá de las inclemencias climáticas que sufrieron a lo largo del tiempo. A este factor natural, hay que agregarle el factor de la incidencia social ya que los trabajadores rurales debieron soportar ciertas contingencias que acrecentaban su inseguridad. Los chacareros no eran dueños de las tierras que ocupaban y en muchas ocasiones tuvieron que luchar contra los intentos de desalojo. A su vez, los terratenientes también eran propietarios de los almacenes de ramos generales que se encontraban distribuidos por varios pueblos de la región, y entonces se veían ampliamente favorecidos porque podían controlar la totalidad del circuito comercial. En la década del ´40, esta circunstancia se modificó a favor de los colonos, quienes encontraron una mayor esperanza en cuanto a estabilidad de vida ya que pudieron acceder a créditos que les permitieron comprar los campos, al mismo tiempo que muchos dueños decidieron vender por miedo a las expropiaciones. La pata principal del sostenimiento económico de Speluzzi fue la actividad agropecuaria, incluso llegó a tener un pequeño avance industrial cuando probaron con trabajar la leche como materia prima. Durante bastante tiempo, el transporte de los productos se realizó por medio del tren que une Realicó con Catriló, pero la llegada del “progreso” determinó que la nueva opción de traslado sea la ruta provincial N°101, que se extiende de forma paralela al ferrocarril. La educación La Escuela N°40 fue el primer establecimiento educativo del pueblo y se creó en el año 1909. Posteriormente, se construyó la N°167 de Colonia La Argentina, la N°166 que se encuentra yendo para Trenel aunque pertenece al ejido de Speluzzi, y las escuelas rurales N°224 y N°226. El año 1926 vio el nacimiento de la comisión de fomento y del departamento de policía, que se agregaron a la ya existente sala de primeros auxilios y a la biblioteca popular “Antonio Martelo”. Gracias a un impulso vecinal surgió el Club Unión Cultural, cuyo salón oficiaba de punto de reunión y de celebraciones para la sociedad. En tiempos en que La Pampa era Territorio Nacional fue cuando Speluzzi disfrutó de su apogeo en relación a la densidad poblacional. Hasta 1935, se contabilizaban más de mil habitantes pero luego se produjo un marcado declive y el censo de 1991 arrojó un total de 386 habitantes, con 188 personas en la zona urbana y 198 en la rural.