La Gloria, una lucha contra el tiempo Su fundación se produjo el 12 de abril de 1912 y se ubica a la vera de lo que actualmente es la Ruta Nacional N°5, formando parte de las localidades del este pampeano. Con anterioridad a esta fecha, los campos del lugar fueron comprados por Eduardo Gumersindo Moreno, hermano del geógrafo y naturalista que pasó a la historia como el perito Moreno. Las 2.500 hectáreas que conforman La Gloria están atravesadas por el tramo ferroviario que comunica Catriló con las localidades de Santa Rosa y Toay. Sus inicios En 1905, los pobladores de la zona rural estaban identificados con la estancia bautizada La Gloria y en esos lotes ya se desarrollaba la producción agropecuaria. Cinco años más tarde, Moreno mandó a subdividir una parte de las tierras que conformaban dicha estancia donde, posteriormente, se delinearían los trazados de la futura comuna. Así fue que, ya en 1911, se llevó a cabo un remate público en Catriló que tenía como objetivo terminar de darle forma al pueblo. A partir de esta acción se realizaron las primeras adjudicaciones con las cuales arribaron numerosos habitantes; entre ellos, Modesto Pérez, quien fue la primera persona que obtuvo un título de propiedad de tierra en Uriburu. Actividad social Durante ese mismo año, fue habilitada la estación de trenes que pasó a integrar el Ferrocarril Oeste y que, más tarde, se lo denominará Ferrocarril Sarmiento. Para 1913, La Gloria tenía una población de 300 habitantes, personal policial y algunas instituciones y emprendimientos privados: una fonda, una carnicería y dos almacenes de ramos generales, en uno de los cuales se instaló la primera sede de la estafeta de correo. Asimismo, la educación también estuvo presente en la comunidad desde un principio, ya que el 1 de agosto de 1915 se fundó la Escuela N°90. El 10 de marzo de 1948 se estableció la Comisión de Fomento mediante una resolución del Gobierno del Territorio de La Pampa. Esta asociación se mantuvo en funcionamiento hasta el 31 de diciembre de 1976, momento en el cual perdió tal condición y pasó a constituirse como una comisión vecinal. Sobrevivir El pueblo de La Gloria puede ser minúsculo en cuanto a extensión, pero guarda en su interior grandes cantidades de secretos que han sido cuidados y transmitidos a través de los años. En 1999, se contabilizaba un total de 29 habitantes y la enorme actividad agropecuaria de su zona rural fue desarticulada por diversos factores, lo que produjo una disminución de la vida activa de la colonia. De esta manera, la población, en un corto tiempo, se vio rodeada de grandes extensiones de campo totalmente deshabitado y quieto. Alrededor del mismo período, más precisamente en los inicios del año 1997, se llevó adelante un intento para revertir esta situación y se dio nacimiento a la denominada Comisión Vecinal de Ayuda Mutua. La misma estuvo integrada por ex residentes de La Gloria que perseguían el anhelo de lograr una refundación del sitio, mediante acciones como el trazado de calles, la construcción de una plaza y la obtención de luz a gas de mercurio.